La mayoría de veces que salimos a “tomar algo”, como se suele decir, termina siendo un café. En cualquiera de sus variedades, espresso, cappuccino, americano, cortado… y es que el crecimiento de consumo de café es una realidad. Sabemos qué tipo de café queremos pero lo que no tenemos claro es la variedad.

No necesitamos ser unos expertos cafeteros para averiguar si el café que nos sirven es de calidad y nosotros os vamos a dar la clave.

Estas son algunas diferencias entre ambas variedades de café:

Arábica Robusta
América del Sur – Centro America -Ethiopia África Central- India – Vietnam
Sabor dulzón y aromático Sabor amargo y fuerte
1,5% cafeína 2,7% cafeína

Si queréis saber si os sirven un buen café tenéis que retener estas indicaciones para saber si en el bar o restaurante estáis pagando lo que toca por el café que os sirven. Y la variedad de café es el principal motivo por el cual el café pasa de estar delicioso a estar y punto.

El café de la variedad robusta más económico tuesta con azúcar convirtiéndolo en torrefacto y esto hace que se una café amargo, espeso y fuerte, en cambio, cada vez hay más locales, bares, restaurantes y cafeterías modernas que apuestan por el café de calidad. De esos por los que cada vez que pasas por delante del local paras única y exclusivamente por su café.

Leíamos en una entrevista a la Secretaria general de la Federación Española de Café, Eileen Gordon, que “en España no tenemos una cultura cafetera tan arraigada, de ahí que hasta hace muy poco no se haya introducido esta diferenciación en los supermercados”.

¿Lo mejor? (O peor, según se mire) Tiene toda la razón. Para aquellos que aman el café les gusta sólo, sin edulcorantes ni bollería con la que acompañarlo o endulzar su sabor.

La importancia del barista

 Una de las figuras imprescindibles en todo local es la del barista. Ellos son quienes se han formado y saben cómo tienen que preparar un café, un cappuccino o cualquiera de las variedades, además son los únicos capaces de servirte un café que no tendrás que endulzar con kilos de azúcar. Nos gusta llegar a una cafetería en la que nos cuiden y nos mimen y normalmente, en cafeterías tradicionales no espuman la leche ni mucho menos nos dibujan un corazón sobre el café para poder publicar una foto en nuestro instagram. Pero no todo es la foto, ya que esa espuma le da un gusto mucho más dulce y sabroso.

 

¡Por más café de calidad!