¿Tu café no sale igual que cuando compraste la cafetera? ¡Que no cunda el pánico! Posiblemente sólo sea cuestión de limpiarla bien y volverás a saborear el mismo café delicioso y cremoso. Además, está comprobado que si cuidas tu cafetera le alargarás la vida.

Dependiendo del lugar donde vivimos el agua del grifo tiene más o menos cal y esta junto a otros minerales se acumulan en el interior de la cafetera causando que la máquina no funcione correctamente. Por ello, una de nuestras recomendaciones es utilizar siempre agua mineral, ya que esta ayuda a mantener nuestra cafetera en las mejores condiciones.

Desde Café Silvestre os proponemos una de las mejores soluciones para la limpieza de vuestra cafetera. Se trata de un descalcificador universal que ofrece excelentes resultados en todo tipo de máquinas: semiautomáticas, de pistón, de monodosis de papel o cápsulas de café. Ahora puedes conseguirlo gratis con tu pedido superior a 45€ en nuestra tienda online. 

  • Automático (con programa de descalcificación)

    • Vierta una dosis (125 ml) de swiss espresso en el depósito de agua.
    • Agregue agua hasta el nivel recomendado por el fabricante de la máquina
    • El programa puede iniciarse de forma automática o manual.
  • Manual ( sin programa de descalcificación)

    • Vierta una dosis (125 ml) de swiss espresso en el depósito de agua.
    • Añadir la misma cantidad de agua (125ml) al depósito)
    • Deje que esta mezcla pase a través del circuito de agua caliente. ¡No active la función de vapor! Para máquinas sin dosificador de agua haga pasar la solución a través del dispensador de café.

Si el proceso de descalcificación no comienza:

Añada agua gradualmente hasta que se pueda iniciar el proceso de descalcificación (el volumen de agua requerido depende del tipo de máquina). Haga pasar la solución de descalcificación a través de dosificador de agua caliente (o el dispensador del café).

  • Recoja la solución en un recipiente de vidrio o plástico de tamaño adecuado a medida que vaya saliendo de la máquina.

Atención: ¡las solución puede estar caliente! Permita que se enfríe antes de vaciar el recipiente. Enjuague con una generosa cantidad de agua.

  • Enjuague con agua el depósito de agua. A continuación, haga circular 1 ó 2 depósitos llenos de agua a través de la máquina (si su máquina tienen un programa de descalcificación, siga las instrucciones de limpieza del fabricante
  • Sugerencia: una vez el proceso esté completo, limpie la máquina con un paño húmedo para quitar cualquier salpicadura de solución de descalcificación.

La mejor solución en menos de 10 minutos para poder disfrutar de tu café como siempre.

Desde Café Silvestre recomendamos utilizar este producto y no remedios caseros o naturales ya que pueden ocasionar averías en las cafeteras.